Medicina Reproductiva

En relación con el reportaje “Proyecto Código de la Salud. ‘Subrogación de vientre’ polariza discusión legal”, publicado en el Diario EL UNIVERSO el día lunes 11 de junio de 2018, en mi calidad de fundador y presidente honorario de la Sociedad Ecuatoriana de Medicina Reproductiva (Semer), así como de médico quiteño pionero en la realización de todas las técnicas de reproducción asistida en el Ecuador, me veo obligado a realizar las siguientes rectificaciones y comentarios:

Durante mi larga trayectoria en este campo de la medicina realicé por primera vez en el país junto a un selecto grupo de colaboradores, los siguientes avances científicos como aporte a la medicina ecuatoriana: banco de semen humano en 1983; fundador y director del Centro Médico de Fertilidad y Esterilidad (Cemefes) 1984, primera institución médica privada dedicada al estudio integral de la pareja infértil y cofundadora de la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida, 1990; técnicas de inseminación artificial intrauterina terapéutica con semen capacitado del esposo y con semen congelado de donante, desde 1983; nacimiento del primer niño producto de fecundación in vitro y transferencia embrionaria (bebé probeta, 1992); primer nacimiento con donación de ovocitos, 1993; banco de embriones humanos, 1995; nacimiento del primer niño vivo producto de un tratamiento con la técnica ICSI (inyección intracitoplásmica de espermatozoides) o técnica MEI (microinyección espermática intraovular), 1997; primer niño producto de la transferencia de embriones congelados y descongelados, 1999; primera transferencia exitosa de embriones en estadio de blastocisto, 2001; lanzamiento del libro Reproducción humana e infertilidad, primero en su clase en Sudamérica y galardonado con el premio “Doctor Enrique Garcés” por el Distrito Metropolitano de Quito, año 2003.

En el reportaje se manifiesta equivocadamente que en la ciudad de Quito funcionan únicamente dos centros de reproducción humana asistida, cuando en realidad existen en actividad 6 centros, a saber: Endogyn (Dr. Iván Martín Valencia); Centro Ecuatoriano de Reproducción Humana (Dr. Pablo Valencia); Clínica Sandoval (Dr. Juan Sandoval C.); Concebir (Dr. Marcelo Flores); Crear–Infes (Dr. Hugo Capelo) Unidad de Reproducción Humana (Dra. Juana Rivero); Gynefert (Dr. Francisco Barahona).

Estadísticamente se calcula que estos seis centros realizan aproximadamente el 70% del total de ciclos de fecundación in vitro que se realizan en Ecuador.

En relación con la “subrogación de vientre” debo manifestar lo siguiente: Si la especie humana tiene entre sus derechos intrínsecos la reproducción natural, no debería existir ningún impedimento para que también tenga derecho a la reproducción humana médicamente asistida.

Siempre he sido un convencido de que Dios está presente en el laboratorio in vitro.(O)

Marcelo Iván Valencia Madera, doctor, ginecólogo especialista en Biomedicina Reproductiva, Quito

Nota de la Redacción:
Acogemos su observación.

 

Leer artículo original:

https://www.eluniverso.com/opinion/2018/06/21/nota/6821138/medicina-reproductiva